Decorando un dormitorio

Decorando un dormitorio

Dormitorio

Dormitorio

Nuestro dormitorio, como bien lo indica el adjetivo posesivo, es nuestro. Y por lo tanto abre el espacio para un juego mucho más personal en lo que a elección de materiales, estilos y diseños se refiere. Mientras que el espacio que el salón, el living, o la cocina evidencian obligan a un tipo de decisión estética más abstracta y formal, en el caso del dormitorio, cuando es nuestro dormitorio personal, podemos dar rienda a nuestra imaginación y decorarlo a piacere.

El dormitorio y el abismo de la libertad

Al ser un espacio en el que pasaremos mucho tiempo y trataremos de resguardar nuestra privacidad, el dormitorio suele aparecer como un espacio de infinitas oportunidades y posibilidades. Todo puede ser hecho, nada nos detiene. Incluso podemos experimentar un poco más de lo que nos animamos a hacer en los espacios más de convivencia social.

Así en el dormitorio también nos puede llegar la idea del abismo, de ese espacio infinito en donde ninguna decisión particular tiene sentido. Lo mejor que podemos hacer en ese caso es hacer una elección, dar el salto. Pues al hacerlo podemos equivocarnos, pero también podemos dar en la tecla. Si es esto lo que ocurre entonces el primer paso dará lugar, como en una cadencia musical, al segundo. Y así sucesivamente.

Por ello es recomendable determinar las elecciones decorativas según un patrón estético unívoco: por ejemplo, seleccionado el estilo rústico como marco de referencia para dirigir todas las opciones particulares del dormitorio -mobiliario, pintura de las paredes, objetos decorativos, etc.

Leave a Reply

 

 

 

You can use these HTML tags

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Decorando un dormitorio