El sueño de construir el hogar propio

El sueño de construir el hogar propio

Construyendo el propio hogar

Construyendo el propio hogar

A diferencia de lo que ocurre cuando adquirimos un apartamento o una casa ya hechos, con sus años y su historia, el acto de construir el propio hogar es algo que no todos puede realizar. Pero cuando se tiene la posibilidad es una de las experiencias más fuertes y hermosas que una persona puede tener en su vida.

Construyendo el propio hogar

Existen dos variantes en este tipo de situaciones: por un lado tenemos aquellos que verdaderamente se toman en serio el acto de construir su propio hogar. Parten de un capital determinado, pero no demasiado. Tienen también su propia idea de cómo debería ser su hogar: cuantos dormitorios, cuántos baños, que diseño específico tendrá el hogar, si dará a un jardín o no, etc. Pero este tipo de personas no solamente que saben qué es lo que quieren sino también ocurre que no confían en nadie más que en ellos mismos. Pasan entonces a construir con sus propias manos el hogar que luego les dará techo y refugio. Evidentemetne la satisfacción que se siente una vez construido el hogar es inigualable.

Pero también se encuentran aquellas personas que cuentan con un capital un poco más importante. De manera que tienen la posibilidad material de contratar a los obreros que pondrán su fuerza de trabajo para levantar ladrillo por ladrillo hasta lograr un hogar uniforme. Aquí también se puede contratar un arquitecto, aunque no es necesario. Sin embargo es recomendable dado que si bien el arquitecto no impone desde el exterior su verdad, lo cierto es que ayuda mucho a la hora de aconsejar. Pues muchas personas tienen ideas irrealizables o que en la vaguedad de su imaginación no logra ver cómo quedaría plasmada su idea en la realidad.

Leave a Reply

 

 

 

You can use these HTML tags

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

El sueño de construir el hogar propio